Día escolar por la no violencia y la Paz

Manifiesto por la Paz.

Querida familia Cluny,

Desde hace ya mucho tiempo, cada 30 de enero, por ser un 30 de enero el día que murió Mahatma Gandhi, los centros educativos conmemoran una cultura de no violencia, y de paz. Un año más, desde la comunidad educativa de San José de Cluny nos sumamos a esa celebración, para mostrar nuestro apoyo a ese ¿concepto?, ¿sentimiento?, ¿principio?, con el que todos estamos conformes. Desde luego, todos aspiramos a que en el mundo no exista guerra, y “reine la paz”. Todos recordamos en días como hoy, por ejemplo, a niños que no pueden ir al colegio porque viven en países en conflicto, y clamamos por un mundo mejor. ¿Pero es solo eso?

Gandhi decía “debemos ser el cambio que deseamos ver en el mundo”. La paz está en los pequeños actos; actos a los que, en muchas ocasiones, restamos importancia. La paz es ser compasivo con el compañero que se equivoca, ahorrarse un comentario que pueda dañar a la otra persona, respetar a alumnos y profesores, compartir la oración en silencio, tender una mano al que tropieza… Vemos, por lo tanto, que para lograr ser un referente de paz no hay que conseguir abolir la esclavitud o acabar con el racismo; basta con tratar siempre al otro como te gustaría que te trataran a ti, y seguir el ejemplo de Jesús.

Conseguir esto, sin embargo, no es sencillo. Muchas veces es más cómodo, más fácil, o más divertido, meterse con el que falla; hacer una broma que, sin mala intención, puede herir; tratar mal a otros compañeros o profesores, distraerse en momentos de reflexión… Pero nosotros sí sabemos cómo hacerlo, y por eso, celebramos este día con convicción. Desde infantil a bachillerato, hemos aprendido, y seguimos aprendiendo, de la mano de los profesores y de las religiosas de San José de Cluny, bajo la guía de nuestra Madre Fundadora, Ana Mª Javouhey, a seguir el ejemplo de paz de muchos y a buscar la armonía siempre.

Me gustaría acabar recordando algunos fragmentos de un poema de Rafael Alberti dedicado a la paz.

«¡Paz, paz, paz! Paz luminosa.
Una vida de armonía
sobre una tierra dichosa.»
«Paz sin fin, paz verdadera.
Paz que al alba se levante
y a la noche no se muera.»

Comments are closed.